Mascarillas Para La Cara

Favor de Compartir
  • 10
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
    12
    Shares

El cuidado de la piel de tu cara requiere cumplir una serie de pasos que incluyen mascarilla de la cara para limpieza, hidratación, nutrición y regeneración. En este proceso, la aplicación de mascarillas para la cara puede jugar un papel importante. Ya sea casero o manufacturado, este producto cosmético es capaz de hidratar, purificar, revitalizar, iluminar y/o relajar, según las necesidades de cada tipo de dermis.

mascarilla para la cara de avena

Sus efectos pueden ser inmediatos o a mediano y largo plazo, según su composición y modo de empleo. Algunas atienden más a la superficie y otras alcanzan las capas más profundas de la piel.

Las personas tienen cualidades similares y distintas unas de otras, así que, cada quien debe buscar la mascarilla para la cara que mejor se ajuste a los beneficios que quiere obtener. Existen distintos tipos de mascarillas, según el tipo de piel y el efecto que quieres lograr.

En las siguientes líneas te mostraré las más recomendadas, por la efectividad que han demostrado a lo largo del tiempo, entre usuarios de experimentados y prestigiosos salones de belleza.

Desde la primera aplicación, una mascarilla puede mejorar el aspecto de tu piel. Todo depende de que selecciones aquella que se adapte a las características de tu dermis.

Mascarillas Para La Cara Naturales

Las pieles secas se benefician con mascarillas para la cara que tengan propiedades nutritivas e hidratantes, tales como: la de coco natural con miel o bien fórmulas cosméticas que contengan manzanilla o aceite de Karité.

  • Las pieles con manchas necesitan ingredientes que unifiquen su tono, como: las de miel y limón
  • Las que sufren acné, deben usar mascarillas terapéuticas que calmen y purifiquen. Entre ellas, merece especial mención la mascarilla para la cara con miel, pues es ideal para este tipo de problemas. También ofrecen excelentes resultados las de arcilla o las de algas y las fórmulas que dispone el mercado con algún aditivo refrescante como el mentol.
  • Las mascarillas para la cara grasosa (que también pueden sufrir de deshidratación), deben contener elementos purificantes, hidratantes y nutritivos que también controlen el exceso de grasa y reduzcan los poros. Entre ellas son muy celebradas las de barro, combinadas con ingredientes como canela, azúcar, limón y aceite de oliva…
  • Las pieles sensibles y enrojecidas mejoran con mascarillas hidratantes y relajantes. La más recomendada para estos casos es la mascarilla para la cara de avena, que se puede combinar con miel, zanahoria o yogurt.
  • Las pieles que lucen envejecidas, modifican su aspecto con una mascarilla para la cara que hidrate, ilumine y ayude a reestructurar tejidos por medio de activos antioxidantes.

Las fórmulas comerciales que poseen activos como el colágeno, el ácido hialurónico y vitaminas, ofrecen muy buenos resultados. Pero las mascarillas caseras para las arrugas elaboradas a base de aguacate o de remolacha, son excelentes para revitalizar y rejuvenecer, por su alto contenido de antioxidantes y vitaminas A y C.

Las mascarillas exfoliantes, eliminan las células muertas, limpiándola con profundidad, además de que revitalizan y tonifican la dermis de tu rostro.
Existen diferentes fórmulas naturales o comerciales, que varían en ingredientes según tu tipo de piel. De limón, aceite de oliva y azúcar para las pieles más grasosas; Miel y avena para las pieles sensibles.

Debes tener en cuenta que, lo más común es que la piel de tu rostro tenga distintas necesidades:

  • en la frente, nariz y barbilla (o zona t) suele ser más grasosa
  • en las mejillas y el cuello puede ser más seca
  • alrededor de los ojos, puede ser muy frágil y sensible.

Así que, lo mejor es que te coloques el tipo de mascarilla para la cara que mejor beneficie a cada zona de tu rostro, según sus necesidades específicas. Por ejemplo, limón y miel para la más grasosa o zona t; crema de coco para la delicada piel alrededor de los ojos; avena, miel y canela para las mejillas y el cuello.

Una o dos veces por semana, solo te llevará unos diez minutos aplicarte una mascarilla que dejará excelentes resultados en tu rostro. Existen innumerables recetas caseras y fórmulas especiales en el mercado, para cada problema o tipo de piel. No será para nada complicado, conseguirás un sensación relajante y gratificante, te sentirás mejor, los resultados serán visibles y estarás reservando un tiempo especial para consentirte.

, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *